Día 3: Jerusalén

El lunes fue un día muy intenso e interesante, ya que de la mano de la organización Ir Amim conocimos la situación de los palestinos y palestinas que viven en los barrios de Jerusalén rodeados de colonos y bajo la presión de las órdenes de demolición de sus casas.

Ir Amim se dedica desde hace años a denunciar la situación existente a nivel urbanístico y barrial en la ciudad de Jerusalén. Entre una de sus actividades, realiza visitas acompañadas sobre el terreno para explicar a las personas interesadas las cuestiones sociales, económicas y políticas que afectan a la vida diaria de la ciudad,  así como el papel de Jerusalén en el conflicto. Esta explicación se realiza recorriendo distintos barrios ubicados en Jerusalén Este.

Desde que Israel se estableció en 1948, el estatus diplomático e internacional de Jerusalén ha sido controvertido y no ha sido resuelto.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución 181 (11), conocida como "El Plan de Partición". La resolución dividió el Mandato Británico de Palestina en dos estados, uno árabe y el otro judío, con Jerusalén definido como un corpus separatum - un cuerpo separado bajo protección de la ONU. El plan nunca fue implementado. La Guerra de la Independencia condujo a la división de la ciudad,  controlando Israel la parte oeste de la ciudad mientras que Jordania controlaba el lado este. En 1949, el primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, estableció Jerusalén como la capital de Israel y los jordanos se anexionaron Jerusalén Oriental, incluida la Ciudad Vieja.

Ni Jerusalén como la capital de Israel ni la anexión jordana fueron reconocidas por ningún estado u organización internacional oficial, con el argumento de que la Resolución 181 no podía ser cancelada sino por acuerdo entre las partes. De 1949 a 1967, la ciudad permaneció dividida, con la parte jordana separada de la parte israelí sin tierras, vallas ni barreras. Durante ese tiempo, se hicieron muy pocos intentos para cambiar la situación.

Durante la Guerra de los Seis Días en 1967, Israel ocupó Cisjordania y Jerusalén Este. Inmediatamente después de la guerra, Israel rediseñó los límites de Jerusalén y aplicó la ley israelí dentro de los nuevos límites. Las nuevas fronteras hicieron de Jerusalén Este diez veces más grande que la antigua Jerusalén Este jordana, e incluyeron 28 aldeas palestinas que anteriormente no formaban parte de la ciudad, y dos campos de refugiados que se convirtieron en barrios de Jerusalén. La expansión de los límites de la ciudad y la aplicación de la ley israelí fueron de hecho anexiones, aunque la anexión no se declaró por temor a una reacción internacional severa.

En noviembre de 1967, la ONU aprobó la Resolución 242 del Consejo de Seguridad que pedía una retirada israelí de los territorios ocupados, pero Israel nunca aceptó su validez para Jerusalén. Al mismo tiempo, a pesar de ser anexados, los palestinos que se encontraron bajo el dominio israelí no recibieron el estado civil completo, sino el estado de residentes permanentes. Este estado les otorga los mismos derechos y responsabilidades que los ciudadanos, pero les permite votar solo en las elecciones locales y no en las nacionales, les impide tener pasaportes israelíes y puede revocarse si el residente se queda fuera de la ciudad por un cierto tiempo.

La construcción israelí en Jerusalén Este comenzó en 1967, construyéndose  grandes asentamientos como: French Hill, Giloh, East Talpiot, Ramot, Neveh Yaakov, Pisgat Ze'ev y Har Homa. Las autoridades israelíes expropiaron aproximadamente un tercio del territorio de Jerusalén Este para la construcción de los mismos. Se construyeron a  lo largo de los límites municipales entre los barrios palestinos a fin de fortificar y establecer los nuevos y ampliados límites de Jerusalén para mantener una mayoría judía y crear el dominio israelí en el área. Estos asentamientos actualmente albergan a unos 200.000 israelíes. De acuerdo con el derecho internacional, que nunca reconoció la anexión israelí de Jerusalén Este, estos barrios son asentamientos en todo el sentido de la palabra. Sin embargo, el discurso y la ley israelíes los ven como barrios israelíes comunes.

Los asentamientos en los barrios palestinos a menudo están anclados en sitios arqueológicos, sitios históricos y parques nacionales, que en sí mismos son poderosas herramientas políticas.

El resto del día estuvimos conociendo la ciudad de Jerusalén, los diferentes barrios y lugares más emblemáticos.